Neurodegeneración e isquemia cerebral: papel de las proteinas quinasas